ANIMA EXPERIENTIA

 

Psicólogos Cuánticos desaparece para dar paso a Anima Experientia (la experiencia del alma), un trabajo y una transformación desde lo más real de uno mismo.

 

 

 

Anuncios

El Amor y la Locura

12107214_10207423844772187_5525561842692794874_n.jpg

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos de los hombres.
Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por 3ª vez,
la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:
— ¿Jugamos al escondite?
La INTRIGA levantó la ceja intrigada y…
La CURIOSIDAD, sin poder contenerse preguntó:
—¿Al escondite? ¿Y cómo es eso?

— Es un juego — explicó la LOCURA —, un juego en el que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre, ocupara mi lugar para continuar el juego.
El ENTUSIASMO bailó secundado por la EUFORIA.
La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA, a la que nunca le interesaba nada.
Pero no todos quisieron participar:
La VERDAD prefirió no esconderse. ¿Para que? si al final siempre la hallaban.
La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (pero al final, lo que la molestaba era que la idea no fuese de ella) y…
La COBARDÍA prefirió no arriesgarse…

— Uno, dos, tres… — Comenzó a contar la LOCURA.
La primera en esconderse fue la PEREZA, que como siempre se dejo caer tras la primera piedra que encontró en el camino.
La FÉ subió al cielo.
La ENVIDIA se escondió tras la sombras del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo consiguió subir a la copa del árbol más alto.
La GENEROSIDAD casi no consiguió esconderse, cada sitio que hallaba le parecía apropiado para alguno de sus amigos:
…que si un lago cristalino, ideal para la BELLEZA;
…que si la sombra de un árbol, perfecta para la TIMIDEZ;
…que si el vuelo de una mariposa, lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD;
… que si una ráfaga de viento, magnífica para la LIBERTAD.
Así termino por ocultarse en un rayo de sol.
El EGOÍSMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo…, pero, eso sí, solo para él.
La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (bueno es mentira), en realidad se escondió detrás del arco iris, y…
La PASIÓN y el DESEO en el centro de los volcanes.
El OLVIDO…. se me olvido donde se escondió…, pero eso no es importante.

Cuando la LOCURA contaba 999.999,
El AMOR no había encontrado un sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado; hasta que diviso un rosal enternecido y decidió esconderse entre sus flores.
— Un millón — contó la LOCURA y empezó a buscar.
La primera que encontró fue a la PEREZA solo a tres pasos de una piedra.
Después descubrió a la FE, la escuchó discutir con Dios en el cielo sobre teología.
A la PASIÓN y el DESEO los sintió en el vibrar de los volcanes.
En un descuido encontró a la ENVIDIA, y claro, pudo deducir enseguida donde estaba el TRIUNFO.
El EGOÍSMO no tuvo ni que buscarlo.
El solo salió disparado de su escondite que resultó ser un nido de avispas.
La LOCURA de tanto caminar tuvo sed y al acercarse al lago descubrió a la BELLEZA.
Con la DUDA resultó más fácil todavía, pues la encontró subida sobre una valla sin decidir aún sobre a que lado esconderse.
Así fue encontrando a todos:
El TALENTO entre la hierba fresca,
la ANGUSTIA en una oscura cueva,
la MENTIRA detrás del arco iris… y
hasta el OLVIDO….al que se le había olvidado que estaba jugando al escondite,…
Pero solo el AMOR no aparecía por ningún lado.
La LOCURA busco detrás de cada piedra, de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, y en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencida divisó un rosal con sus rosas…., tomó un palo y empezó a mover sus ramas, cuando, de pronto, un doloroso grito se escuchó.
Las espinas habían herido los ojos del AMOR;
La LOCURA no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo.
Desde entonces; desde aquella primera vez que se jugó al escondite en la tierra:
EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA.

Mario Benedetti

(Compartido desde Duende Avalon)

ME PIDO PERDÓN…Y ME PERDONO…

Muchas veces, las personas que nos tratan con más crueldad y exigencia somos nosotros mismos. Nos enfadamos, nos juzgamos, nos maltratamos con palabras horribles que utilizamos para describirnos y valorarnos. Es importante que hagamos las paces con nosotros mismos, que nos demos ese amor, respeto, compasión y valoración que necesitamos y que tanto buscamos en el otro. Pero como lo vamos a recibir de fuera, si no somos capaces de dárnoslo nosotros mismos?

Os propongo un bonito ejercicio para ello… podéis añadirle las frases que queráis. Al final, el objetivo es sentir en vuestro interior que estáis en paz.

libertad

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, no confiar en mí y en lo que soy.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, no escucharme, respetarme y valorarme.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, creer que estoy sol@ a pesar de estar acompañad@ y protegid@.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, engancharme a los juicios, las críticas, la tristeza y el enfado hacia el mundo, que soy yo mism@.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, bloquear y rechazar la entrada de abundancia en mi vida, sintiendo que no soy merecedor/a de ello. Y abro mis brazos para recibir todo lo que me es correspondido.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, despistarme de mi camino y entretenerme en otras cosas.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, dejar que los miedos dirijan mi vida.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, permitir a mi ego que tome las riendas de mi vida, dejándome llevar por la avaricia y no por el corazón.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones ser tan exigente y dur@ conmigo mism@.

Me pido perdón y me perdono por, en ocasiones, quitarme mi libertad.

Doy las gracias al universo por darme la posibilidad de poderme ver a través del otro y crecer como ser maravilloso que soy.

En este momento, aquí y ahora, hago las paces conmigo mism@ y me comprometo a respetarme y ser coherente conmigo mism@, y a no juzgarme si tropiezo en algún momento.

Gracias, gracias, gracias.

Elena Moreno Román

 

NUESTRO CAMINO ES EL QUE ES…

arboles-en-forma-de-corazon-692x392

Escúchate siempre. Sabes a donde vas, aunque para responder algunas preguntas tengas que esperar. Saber vivir con esas preguntas es necesario.

Camina aunque no entiendas el sentido de esa dirección. Patalea, llora, enfádate todo lo que quieras hasta llegar a la aceptación, que simboliza la rendición a la vida. La rendición a lo que eres y a lo que tienes que experimentar. Porque nuestro camino es el que es.

Despierta, abrázate, ama cada parte de tu ser. Y desde ahí, retoma el rumbo y vive desde la verdad.

Llega a ese punto en que, quien creías ser, deja de existir.

Permítete volar, disfrutar y ser feliz. Eso será posible queriéndote por encima de todo. La lucha y la resistencia con la vida… con lo que en esencia eres, es la causa de tu sufrimiento.

Libérate y contagia a los demás con tu naturalidad.

Camina despacio y ama la vida aunque en momentos te resulte difícil.

NUESTRO CAMINO ES EL QUE ES.

Elena Moreno Román

Meditación y Sonoterapia

mandala-610240_960_720

Un viaje al interior de uno mismo a través de la palabra y la vibración del sonido.
Una hora para conectar con nuestro corazón, con nuestro niño interior… desconectar de la rutina del día… permitir a nuestra mente un descanso para conectar con el cuerpo.

Hora: 20h.

Lugar: C/ Jaume I nº 4. 08397 – Pineda de Mar (Barcelona)

Precio: 5€ clientes / 8€ no clientes

Se ruega traer esterila, ropa cómoda, calcetines y una manta.

PLAZAS LIMITADAS!

Para reservar plaza llamar al 696.892.505 o enviar email a elena.morenro@gmail.com.

NAMASTÉ

PSICÓLOGOS CUÁNTICOS CAMBIA SU NOMBRE…

Durante el año que viene, Psicólogos Cuánticos cambiará su marca y su imagen corporativa.time-for-a-change-897441_960_720

Todo lo que tiene vida está en constante movimiento. El movimiento es evolución y así lo sentimos nosotros.

La marca hace tiempo que nació y con ella, una filosofía de trabajo muy especial, que se alejaba de la forma tradicional de trabajo psicológico.  Desde que nació este proyecto, muchos han sido los  cambios que ha ido teniendo. Recuerdo el primer momento en qué pisé Psicólogos Cuánticos en Barcelona… la magia de ese sitio me invadió. Quise formar parte de ello al instante. Lo formaba un equipo de grandes personas que se cuidaban y ayudaban unos a otros, se nutrían de los conocimientos de cada uno de ellos, y la forma de trabajo que tenían!.., todo ello creaba un gran equipo que inspiraba a todo aquel que entraba. Un día se me ofreció la posibilidad de entrar a formar parte de todo ello hasta el punto de abrir un centro propio de la misma marca, con la intención de expandir esa magia a otro lugar.

Han sido años de aprendizaje, de evolución a nivel personal, de ir recordando quién soy, de dejar caer máscaras y disfraces… Todo ello a provocado una transformación tanto en las personas como en la forma de ver las cosas y de trabajar. Es por ello que el tiempo de Psicólogos Cuánticos como tal ha llegado a su fin para dar paso a un nuevo proyecto, más sincero y natural con el momento presente.

Agradecer  a todas las personas que me han acompañado durante este tiempo por todo lo que me han enseñado. Agradecer a las personas que en este momento están conmigo por implicarse con ilusión en este nuevo proyecto.

new-years-eve-1040633_960_720

Queremos transmitir nuestra vocación por la psicología y las terapias naturales como medio para hacer que cada uno de vosotros podáis sentiros más libres y naturales en vuestras vidas, al igual que hemos podido experimentarlo nosotros.

Pronto os presentaremos la nueva marca e imagen, aunque aún habrá que esperar un poco.

Esperamos de corazón que os guste y que podamos mantener este sueño por mucho tiempo, al igual que trasmitir esa magia, que en su día me invadió a mi, a todos vosotros.

gracias, gracias, gracias.

UN VIAJE DE 365 DÍAS…

De un tiempo para aquí, muchos han sido los aprendizajes que las personas me han aportado.

Aprender que no todo el que está a tu lado está porque te aprecia, sino sólo por interés. Que mientras le sirvas para algo estará allí con su apoyo y su cariño, y que cuando eso termine, desaparecerá. También he aprendido que sí hay personas a mí lado que me quieren y me aparecían de una forma incondicional, que a pesar de no estar muy presente, siempre están ahí.

Sea como sea, mi tren sigue su trayecto… Voy viendo como las personas suben y bajan, y con cada uno de ellos, puedo ver y experimentar partes de mi. Apegos, confianza, miedos… Primero aparece la fase del sentirse traicionado por el otro, no te voy a engañar, y está bien que te permitas enfadarte, al fin y al cabo, somos personas. Pero el trabajo más bonito llega al poder ver la situación desde otro lugar. Desde el aceptar que las cosas han sido así y es perfecto, porque gracias a ello estás un poco más conectado contigo mismo y con tu coherencia, desde el darte cuenta que tú lo has permitido por necesidades varias y el coste que eso a tenido.

70764-vias_de_tren_large

Decir adiós no es fácil, enfrentarte a tus miedos de ser abandonado por poner límites tampoco lo es, darte cuenta de tu propia sombra y tu reflejo en el exterior…todo experiencias duras pero a la vez gratificantes, ya que te dan la oportunidad de aceptar e integrar en ti algunas cosas que tan enjuiciadas han sido por tu parte.

Acabo el año diciendo adiós a muchas personas que consideraba casi como mi familia, personas con las que me he implicado en corazón y alma, y dejo espacio para lo nuevo. También conservo a personas excepcionales, que admiro y agradezco haberme encontrado con ellas.

Todos y cada una de estas personas me han permitido llegar al punto en el que ahora me encuentro, en el que el aparentar ser lo que no soy para agradar al otro e intentar ser aceptada, me supone un gasto de energía excesivamente grande. Las máscaras van cayendo, los disfraces desapareciendo, y aunque aún me queda mucho por recorrer y aprender, sólo puedo estar agradecida por ello.

Gracias.

Elena Moreno Román.

696892505.

psicocuanticos@gmail.com